Conseguir esos primeros trabajos de desarrollador en tu carrera puede ser difícil.

¿Cómo puedes convencer a alguien de que te contrate cuando no tienes tanta experiencia? ¿Qué deberías saber? ¿Qué pasa si te hacen una pregunta que no sabes responder?

¿De verdad tienes que saber cómo escribir una etiqueta <enlace> de la nada?

(No, no debes.)

He estado trabajando como desarrollador web por casi una década. He desempeñado diversos roles dentro de empresas de todas las formas y tamaños existentes, desde compañías globales de tecnología hasta pequeñas agencias locales. He sido entrevistado más veces de las que puedo contar, y he vivido más rechazos que éxitos. A medida que subí a puestos más altos, empecé a hallarme en el otro lado de la mesa.

Voy a compartir algunas de las cosas que busco cuando entrevisto candidatos nuevos. Quizás, y lo que es más importante, son cosas que me han ayudado a sentir mayor confianza cuando yo soy el entrevistado.

Los requisitos técnicos para cualquier trabajo no siempre serán los mismos, por lo que no daré ninguna sugerencia sobre cómo atenderlos. Existen muchos artículos con títulos como “10 cosas que todo desarrollador web moderno debe saber”. Puedes usar esos para guiarte (o, lo que es más probable, para abrumarte).

En general, lo que voy a sugerir es que no debes preocuparte por las cosas que no sabes.

 

1. Siéntete cómodo con tu experiencia y tus habilidades

Hablar de tu experiencia suele ser el punto de partida de cualquier entrevista. También suele ser lo primero en tu currículum. Mostrar tu experiencia y cómo has aplicado tus aptitudes y habilidades es una parte fundamental de cualquier entrevista.

Es normal sentir esa presión de que tienes que causar una buena primera impresión. Como tal, puede ser tentador exagerar tu persona y tus habilidades, o incluso la importancia de un proyecto en el cual has trabajado.

Pero tienes que recordar esto: nadie espera que cuentes con una vasta experiencia o capacidad técnica al momento de comenzar. Al exagerar o sobrevender tu experiencia, estás creando una primera impresión que deja mucho que desear, incluso si eres el indicado para el puesto. Esto es cierto en cualquier punto de tu carrera, pero es una trampa en la que puedes caer fácilmente cuando das tus primeros pasos.

Es mucho mejor ser realista con respecto a tu experiencia y habilidades. Habla sobre los proyectos en los que has trabajado y tu rol específico dentro de dichos proyectos. Resalta las habilidades que utilizaste y la tecnología a la que estuviste expuesto mientras trabajaste en esos proyectos.

No lo cuentes, muéstralo.

Este es un principio de la narrativa que también considero aplicable a las entrevistas de trabajo.

No le cuentes a tu público qué es lo que está pasando: muéstrales con acciones y déjalos que lo interpreten y lleguen a su propia conclusión ellos mismos.

Por ejemplo, si el entrevistador puede llegar a esta conclusión por su propia cuenta:

“Este candidato tiene experiencia en Y, y claramente siente una gran pasión hacia X”.

Vale mucho más que tú diciéndole:

“Tengo mucha experiencia con Y, y siento mucha pasión hacia X”.

Admitir que no sabes hacer algo es igual de importante que no sobrevender tus capacidades y experiencia.

 

2. No tengas miedo de decir “No lo sé”

Es fácil sentirse presionado al momento de responder una pregunta cuya respuesta desconoces. Si esto te pasa, lo más probable es que te suceda esto:

Repetirás sin pensar cosas que hayas leído o escuchado sobre el tema. Intentarás acertar con la combinación correcta de palabras al responder. Sonarás incoherente, y te pondrás nervioso.

Déjame decirte esto sin rodeos. Decir “No lo sé” cuando no puedes responder a algo siempre es la mejor respuesta. No pretendas saber algo que no sabes.

Si durante una entrevista te hacen sentir incómodo sólo porque dijiste “No lo sé”, no es una buena señal. Por lo general, quiere decir que ese es un ambiente de trabajo tóxico. No quieras trabajar en una empresa que no fomente la vulnerabilidad.

Si no sabes algo, siempre sé directo y admítelo. Siempre puedes comentar con lo que tú crees que pueda ser la respuesta. O mejor aún: puedes complementar con una pregunta.

No sé mucho de X, pero creo que está relacionado a Y. ¿Podría darme más detalles? ¿Utilizan ustedes X en sus proyectos?

Normalmente, el disipar tus dudas te permitirá dar un comentario. Aunque no conozcas la respuesta, puedes demostrar que comprendes el contexto.

 

3. Haz preguntas. Muchas de ellas.

Tus dudas y preguntas son también una excelente manera de hacer que la entrevista se sienta menos formal y más como una discusión.

Muy seguido, los entrevistadores hablarán con gusto sobre su experiencia con cierta tecnología, o los desafíos que han enfrentado en un proyecto en particular. Esto también te ayudará a comprender por qué consideran que una determinada habilidad o tecnología es importante para el trabajo.

No olvides que una entrevista también se trata de evaluar a tu posible empleador. No puedes evaluarlos adecuadamente sin antes hacer estas preguntas.

¿En cuál proyecto estaré trabajando? ¿Qué proyectos ha hecho recientemente esta compañía? ¿Qué tan grande será el equipo con el que trabajaré? ¿Qué recursos tendré disponibles para mi entrenamiento y desarrollo personal?

Esto no es sólo importante para la entrevista. Hacer una evaluación objetiva de tus opciones es una de las tareas diarias de un desarrollador. Para llevarlo a cabo, tienes que reunir la información correcta, y para ello debes hacer preguntas. Muchas de ellas.

 

El candidato con las mejores habilidades técnicas no siempre es el que contratan.

No es mi intención sonar autoritario sobre lo que debes y no debes hacer en una entrevista. Tampoco insinúo que las habilidades técnicas no importan.

Lo que trato de aclarar es que el aprendizaje no es lineal. No puedes, y no podrás, conocer todo lo que se requiere para un trabajo. Todos tomamos caminos diferentes para llegar hasta donde estamos, y debes sentirte cómodo con ese hecho.

Cada empleo es diferente, y cada organización tendrá diferentes expectativas para sus candidatos. Sin embargo, y a pesar del nivel de tus habilidades, o de las expectativas del puesto, tú debes:

  • Sentirte cómodo con el nivel actual de tus capacidades y de tu experiencia.
  • Saber que es aceptable decir “No lo sé”.
  • Tener la confianza para preguntar sobre lo que no entiendas.

Creo que estos principios no sólo son esenciales para tener una buena experiencia en entrevistas, sino que también pueden ayudarte a tener éxito en cualquier puesto que recibas, en todos los ámbitos.

Espero que este artículo te pueda servir, o que quizá ya hayas tenido éxito con una estrategia diferente. Me encantaría escuchar tus sugerencias u opiniones en hello@codeberryschool.com.

¡Gracias por leer!

Puedes encontrar el artículo original en inglés aquí.

 

¿Te gustaría aprender a programar? Ven y prueba nuestras primeras 25 lecciones sin costo en la Escuela de Programación CodeBerry.